jueves, 4 de diciembre de 2008

DESOLACIÓN PLÁSTICA

He vuelto a uno de mis temas recurrentes: la belleza de la soledad, el misterio de la decrepitud... De nuevo unos invernaderos abandonados me han convocado, como una aparición, a detenerme con la cámara e intentar, bajo el rugir del viento, capturar las fantasmagorías a la luz del ocaso. He hecho pruebas en color (con un maravilloso cromatismo por la luz del atardecer) y en blanco y negro... sin duda los efectos son muy distintos pero igualmente interesantes. La verdad es que ya voy teniendo toda una colección de estos plásticos FANTASMAS.

1 comentario:

Marvi dijo...

Admiro tu mirada. Haces arte con cualquier cosa, encuentras la belleza donde nadie la buscaría. Felicidades por este blog tan interesante.