miércoles, 14 de julio de 2010

LA MAR DE MÚSICAS


Tras el paréntesis de junio, Cartagena pasa del gran evento artístico de Mucho Más Mayo a otro gran momento en el que la ciudad rezuma música por sus cuatro costados.
El enclave privilegiado del Auditorio al aire libre del Parque Torres, en la ladera de un castillo medieval, junto al Teatro Romano y con vistas al mar, es, junto a la Catedral Vieja o la Plaza del Ayuntamiento, uno de los escenarios que estos días convocan a miles de espectadores venidos de todos los rincones a vivir las noches de decimosexta edición de La Mar de Músicas. Este festival se ha convertido en un referente obligado en toda la geografía nacional y en todo el mediterráneo, un punto de encuentro con otras culturas, un crisol de músicas, un mestizaje artístico que ha puesto a esta ciudad con más de tres mil años de historia en la avanzadilla de estas novedosas propuestas que tejen modernidad y tradición, raíces y nuevos aires musicales.
El festival cuenta, además, con toda una serie de eventos paralelos, poniendo toda la ciudad en danza con un gran recorrido literario, artístico y cinematográfico en torno a Colombia, que este año es el país homenajeado.
Pongo aquí algunas de las fotografías que tomé en la noche de la inauguración, en la que actuaron Afrocubism (en impresionante estreno mundial), en la primera parte y Muchachito, Bombo Infierno en la segunda. Una noche muy completa que hizo las delicias de un público entregado que abarrotaba el auditorio.

Afrocubism es un proyecto que aúna a músicos cubanos y a músicos de Malí: Eliades Ochoa, Toumani Diabaté, Bassekou Kouyaté y Kasse Mady Diabaté que retoman, catorce años después, el proyecto original de ‘Buena Vista Social Club’, aquella grabación de Ry Cooder con los cubanos Ibrahim Ferrer, Rubén González, Eliades Ochoa, Omara Portuondo y Compay Segundo, que dejó una huella indeleble y millones de discos vendidos. Con sones, boleros y danzones como ‘Chan chan’, ‘El cuarto de Tula’, ‘Orgullecida’ o ‘Dos gardenias’


Muchachito, Jairo Perea, y Bombo Infierno, su magnífica banda, además de su archiconocido "ojalá no te hubiera conocido nunca" interpretaron un amplio repertorio, se lo curraron sin descanso y derrocharon generosidad, llevando al éxtasis a los presentes con una demostración de cómo la música puede ser buena y divertida hasta el paroxismo. Mientras tanto en el escenario, el pintor Santos Veracruz, iba realizando un maravilloso dibujo de los músicos que acabó al finalizar el concierto. Toda una gozada para los sentidos.

1 comentario:

Aránzazu dijo...

Hola Javier

He leído tu crónica del festival y estoy de acuerdo en todo lo que dices (al menos par los días que estuve allí...)
Soy la chica de la cámara a quien pediste alguna foto y/o vídeo del concierto de Afrocubism....pero la verdad es que después de ver tus fotos y el vídeo....lo que tengo es basicamente lo mismo, no tengo nada de excepcional.... Estoy empezando ocn esto de las fotos y me queda muuuucho por aprender!!
Un saludo y que sigas bien!

Arantza