domingo, 2 de mayo de 2010

ELDA: INAUGURACION MINICUADROS


Ayer sábado se Inauguró la Exposición del XXXI Concurso Internacional de Minicuadros de Elda. Mucho público y unas obras muy interesantes. Tras los discursos de la organización, las autoridades y el jurado, y tras la entrega de premios, aproveché para hacer alguna foto a mi cuadro, para todos esos que me habían dicho que no parece tan pequeño. Pues aquí está en sus 25 x 25 cm, con Olga, que se vistió para la ocasión con los colores de la obra: todo un detalle. El vino de honor posterior con que nos obsequiaron las Huestes del Cadí fue un estupendo ágape, una merendola de esas que gustan a mi amigo Paco Antón Escolano.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi pasion por la pintura comenzo colandome en en las inauguraciones que la CAM hacia cerca de la calle Hospital (en Elche). Un dia jugando a policias y ladrones vi mucha gente comiendo patatas fritas y empanadillas y me cole. Mis amigos se hartaron de buscarme mientras yo me hinchaba a pastelitos de hojaldre y cocacolas. Con el tiempo le fui prestando atencion a esos empastos que colgaban de las paredes y escuchando nombres como Sixto, Tomas Almela o Castejon. Yo tenia unos siete u ocho años.
Vaya! no habia caido en el tamaño, muy bueno, ademas la gente deberia saber que a menudo un cuadro de pequeño formato lleva el mismo trabajo (a veces mas) que un 100x100 . Enhorabuena maestro, un abrazo. PACO.

Javier Lorente dijo...

Los caminos del Señor son inexcrutables: ¿Quién diría que llegarías a esa maestría actual? (en comer empanadillas y en pintar). Maestro, tú.

inés dijo...

Sabemos sobradamente que el tamaño SÍ importa, pero que siempre será relativo en cuestión de con que lo comparemos. Tengo cariño hacia las cosas pequeñas, porque mi madre al ser bajita siempre presume de la frase "la mejor esencia en frasco pequeño" y debe ser por ese amor desconmesurable que se le tiene a las madres, por lo que no desprecio en absoluto la miniatura. En este caso Javier, nos demuestras una vez más, que la belleza y sentimiento que transmites en tus obras no necesitan de grandes medidas. En un espacio tan pequeño, el hecho de que te invite con ansia a querer introducirte en esas mentes de gentes corrientes, en querer indagar en esos pensamientos, que te invite a imaginar en esos problemas cotidianos que tal vez les acompañen...¡que sé yo..!, todo esto que te hace soñar en ese mínimo espacio...refleja que una obra "grande" se puede plasmar en tamaño pequeño, por tanto, seríamos injustos en pensar lo contrario...¿no..?

Javier Lorente dijo...

Gracias Inés. Ya sabes que es estupendo que una obra tuya transmita sentimientos, sensaciones y pensamientos a los demás. A veces pintar es como hablar solo, pero es grato comprobar que te has comunicado, que has generado un diálogo con el espectador. Y a veces, con pocas palabras se puede decir mucho.